Foto:Ydur

Mírame, mírame por un momento por favor. Mira cómo tengo las piernas, mira cómo tengo los brazos. Mira mi rostro…¡mira cómo lo tengo!
Si pudieras ver cómo tengo el corazón. Mírame por favor. 

¿Qué estamos haciendo?

Fíjate en mí pero sin rabia, sin cólera, sin lastimarme. ¿Por qué te desquitas conmigo? Tus frustraciones son razones para hacer lo que me haces.

Te odio cuando me golpeas, te odio más cuando llegas borracho y me quitas las sábanas para llenarme de tu olor asqueroso. Te tengo miedo también ¿Por qué has cambiado?

¿Recuerdas cómo te gustaba que me vistiera? ¿Recuerdas cómo te gustaba decir que era la mujer más bonita con la que habías estado? ¿Recuerdas cuando te tomabas el tiempo para amarme?  ¿En qué momento todo cambió? Tal vez fue mi culpa. 

Vine aquí a vivir una vida mejor contigo y con nuestros hijos. Viví el primer embarazo feliz pero también notaba que te distanciabas. ¿No te gusté embarazada? Me dediqué tanto a mi pequeño recién nacido que te olvidé, pero tú me olvidaste también. Esa primera vez, cuando en lugar de una caricia llegó una bofetada debí haber salido a contarlo, debí haber ido a la policía. Pero usaste el hecho de que no podía comunicarme en otro idioma para hacerme regresar. Me pediste perdón llorando y yo te creí. Yo te amaba.

¡Mírame, mírame de nuevo!, Mira mis brazos, mira mis piernas, mira mi rostro. ¿Ya no soy bonita verdad?  Cómo serlo si cada vez que te peleas con tus amantes vienes y me haces un hijo. No tengo tiempo para ser bonita. Y tú, te quejas y me llamas fea, me menosprecias. ¿Por qué no te vas entonces? Déjame sola con mis hijos que saldré adelante, siempre habrá alguien que me ayude. Pero deja de golpearme. Me duele el alma. Me duele el cuerpo. Ya no puedo más. 

Cuando estas de buen humor me invitas a salir, me pides que me ponga bonita y cuando hago lo mejor posible me llamas puta. ¡PUTA!

Me insultas, no me respetas. Me odias y me amas. Ya no sé. Por favor mírame. Por favor déjame en paz.  Los niños ya están grandes, ya se dan cuenta. Por favor deja de golpearme. Por favor abrázame que estoy llorando, por favor levántame que me estoy cayendo. Por favor mírame.


Autora: Karina Miñano Peña

(©2019. Karina Miñano Peña)


2 comentarios sobre “Mírame

  1. Es algo muy cierto que hacemos los hombres…… Cuando nuestra mujer empieza a cambiar porque ya no es delgada, porque ya tiene estrías, los senos caídos… La humillamos llamándola fea, y si se viste bien, decimos que es para provocar a los hombres…. Y es ahí cuando la llamamos puta….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s