A nuestro ritmo

Sus ojos me hechizaron. No podía negarme a bailar con él. Como yo nadie baila, toma mi mano, te enseñaré los pasos para que me sigas, alardeó orgulloso. Una sonrisa contrajo mis mejillas. Me sentí tan ligera con él. Bailé feliz y me dejé llevar por su ritmo, tan coqueto, tan audaz, tan dulce.

Seguir leyendo

Baile sin disputas

Como un relámpago atravesó la puerta. Era una sombra cubierta de pies a cabeza que, seguramente allá afuera, se protegía de la lluvia y del frío. Fue directo hacia la parte trasera del local donde las luces eran mucho más tenues. Decidí seguirla. Caminó rápido como si quisiera evitar ser vista. Entró a una habitación y cerró la puerta detrás de ella. Baño de mujeres, se lee en el letrero. En ese diminuto cuarto, entre diez y doce latinas se quitaban los abrigos, cambiaban las botas por sandalias de tacón alto, daban los últimos toques a su maquillaje, se bajaban los escotes, se subían las faldas. Mujeres que entraban, salían y se quejaban por la falta de espacio. Otras esperaban tranquilamente una oportunidad para usar el espejo. Parecían estar en alerta, constantemente se miraban por el rabillo del ojo con desconfianza y arrogancia, y de pies a cabeza si la otra no miraba. 

seguir leyendo

Ella baila sola

Bailaron juntas en el salón de su casa por tantos años y por tantas razones: el amor que las unió a pesar del miedo, el apoyo de la familia y de los amigos, la lucha en las calles por la igualdad, la ley que les dio seguridad y la ilusión del matrimonio en el otoño en sus vidas. Bailaron cada cumpleaños y cada aniversario. Hace poco el tocadiscos se malogró y el baile se detuvo. Hoy Mariana siente frío en medio del salón, y por última vez baila, sin música pero con ella en el corazón.

Microrrelato inspirado en el video de la canción drowning away again de @_adrianbello

Autora: Karina Miñano Peña

(©2020. Karina Miñano Peña)