A nuestro ritmo

Sus ojos me hechizaron. No podía negarme a bailar con él. Como yo nadie baila, toma mi mano, te enseñaré los pasos para que me sigas, alardeó orgulloso. Una sonrisa contrajo mis mejillas. Me sentí tan ligera con él. Bailé feliz y me dejé llevar por su ritmo, tan coqueto, tan audaz, tan dulce.

Seguir leyendo

¿Qué pasó?

20081011143458-lluvia

Se lo dijo directamente utilizando las palabras justas y sin maquillarlas. Y sin explicación. Porque esas cosas pasan y pasan. Y porque al tratar de explicarlas se lograría un puñado de palabras que sin duda dejarían paso la repregunta pero no a la respuesta.

Seguir leyendo «¿Qué pasó?»